El Antisana como un todo

10 de junio, 2021 - El Paso de Humboldt por el Antisana - Comentar -

El Antisana como un todo

Por: Adrian Soria  (Caminante de Montes)

El Antisana no es solo un inmenso estratovolcán de 5.704 metros de altitud que se eleva imponente en la cordillera Real de los Andes Ecuatorianos. No solo son su extenso glaciar que dicho con propiedad son 12 gigantes glaciares que lo convierten en la montaña con mayor extensión de glaciares del país. No son solo inmensos espacios de páramos que crecen en las faldas del volcán en donde la vegetación esta casi atomizada en el suelo, formando una gran alfombra conformados por millones de plantitas que se agrupan entre ellas formando verdaderas almohadillas, junto a ellas crecen grandes extensiones de pajonales que danzan al compás de los fríos vientos. No son solo, los cóndores, los guarros, los curiquingues, los quindes, las gaviotas andinas, los patos y los chupiles que parecen joyas aladas que llenan de belleza el aire y los páramos. No son solo las comunidades indígenas que viven a sus alrededores que han mantenido con gran esfuerzo el páramo en el cual han crecido cultivando la tierra y dotándonos de alimento a la ciudad estando muchas veces olvidados por los gobiernos de turno y alejados del imaginario de los ciudadanos de las grandes ciudades

El Antisana no es solo eso, el Antisana es el todo. En su conjunto, es un ecosistema complejo y maravilloso, que funciona de manera armónica. Podemos percibir esto a través del viaje del agua entre sus partes. El agua en forma de lluvia que cae durante gran cantidad del año se acumula en dos formas, la primera acumulada en los glaciares que han sido construidos por grandes nevadas a lo largo de decenas de años en tiempo más fríos, se han ido acumulando, formando estos gigantes bloques de hielo que vistan al Antisana. 

 Y la segunda es mediante la lluvia que se acumula en el páramo filtrándose entre su vegetación iniciando un viaje subterráneo para salir nuevamente al suelo y después formar riachuelos y lagunas que albergan importantes poblaciones de aves acuáticas. Los colibríes que polinizan las chuquiraguas son los venados que se alimentan de las plantas y que a su vez sirven de alimento para los lobos de páramo, a los cóndores y a los pumas que poco a poco empiezan a volver al páramo.

Estos páramos son grandes humedales con vida que llevan vida hacia las comunidades y ciudades, el agua nos hace entender que el todo esta conectado y que si el Antisana esta bien, todos estamos bien.

Compartir 
Ver anterior